miércoles, 19 de julio de 2017

"La era del flotador del flamenco rosa"

En la era del flotador del flamenco rosa todos queremos compartir la tan manida foto a lomos de un trozo de plástico fluorescente y nos olvidamos que los tenemos reales a tan solo a unos pocos minutos de distintas ciudades de la provincia de Cádiz. Pero estamos más preocupados por conocer los mensajes que Paula Echevarría y David Bustamante se envían a través de redes sociales en pleno proceso de separación y que solo entienden y pertencen a ellos. En esta era, la mediática actriz disfruta de vacaciones pagadas en suites de 800€ la noche gracias a los likes de sus fotos; esas del flotador del flamenco rosa que entre todos alimentamos pero que a unos renta más que a otros. GABRIELLE.

Spa natural en Las Salinas de Chiclana de la Frontera, Cádiz

Varios flamencos se alimentan en el estero de la Salina de Chiclana de la Frontera, Cádiz

domingo, 2 de julio de 2017

"Desde la intensidad"

A ti todos tus novios te han hecho siempre mucho daño... y se hizo el silencio. La declaración es cierta pero, desde mi sentir, ¿qué hay de malo en ello? Todos formaron parte de una etapa de mi vida, de forma intensa. Todos contribuyeron a quien soy hoy; pero igual que lo hizo la carrera que estudié entonces o las prácticas que desarrollé tiempo después. O el mero hecho de haber tomado decisiones, acertadas o equivocadas. Y todo ello forma parte de un interior quizás demasiado profundo que, solo así, logra seguir vivo.
El sentir y vivir profundamente choca con pensamientos y personalidades más superficiales que no me permiten ser quien soy, pues no logro encontrar belleza en ellos. Cuando buscamos inspiración, tratamos de rodearnos de sentimientos y sensaciones. Positivos y negativos. Y así, creamos. Con la treintena superada necesito seguir sintiéndome viva, a través de proyectos, de ideas, de ilusiones, que me mantengan despierta. Porque todo esto que anda rondando puede que se quede en nada y que el resultado sea un fracaso como todos aquellos novios de entonces. Pero haberlo vivido ya ha merecido la pena. GABRIELLE.

Foto: Casa rural Pensao Agrícola, Tavira. Portugal